En  nuestra página le hemos dado un continuo seguimiento a Windows 10 y los cambios que se exhiben de forma regular rodeando al Sistema Operativo, del cual comienzan a filtrar novedades en las aplicaciones del correo y calendario. Desde que se anunció el sucesor del polémico e impopular Windows 8 no se llamaría Windows 9, las reacciones no se hicieron esperar y comenzaron a surgir una serie de suposiciones y preguntas intentando descubrir por qué es que Microsoft decidió saltarse un número al designar el nombre de Windows 10.

¿Puede ser que los de Redmond no sepan contar?

La verdad, es que esta no es una explicación fiable, pero ahora explicaremos y analizaremos las dos teorías con mayor sentido.

Problemas técnicos en el código de desarrollo

Esta conjetura surge desde una publicación en el popular portal de noticias Reddit de un usuario llamado Cranbourne que aseguraba ser un desarrollador de Microsoft. El explicaba que el problema estaba originado hace varios años cuando los programadores de la gran M inventan un atajo a través de una línea de código para comprobar qué versión de Windows estaba funcionando en ese ordenador, y si era Windows 95 o 98 los programas están diseñados, configurados y optimizados para esas versiones.  

La línea de código era la siguiente: if(version.StartsWith(“Windows 9”)) { /* 95 and 98 */ }.

Con este atajo buscaban identificar si la versión de Windows comenzaba con 9, y a partir de allí se daba por hecho que estarían trabajando con Windows 95 o  98 y correría la configuración predeterminada. Sin duda alguna parecía una medida sencilla y en especial muy funcional. Pero en ese momento no se imaginaban un Windows 9. Ahora bien, según esta teoría, Windows 9 no podría existir debido a los problemas de compatibilidad que se daría, ya que con esta configuración ha perdurado hasta la actualidad e interpretaría Windows 9 como un sistema operativo obsoleto.

Marketing y Estrategia

Esta teoría es en al que deciden creer muchos y la que Microsoft defiende. Windows 10 es una medida estratégica de posicionamiento para representar el mensaje de dar un salto importante y dejar a un lado la continuidad de Windows 8 y 8.1 que generaron tantos inconvenientes. Según Terry Myerson, vicepresidente ejecutivo de Microsoft, el nombre elegido “de una forma u otra representa un paso adelante a toda una nueva generación de Windows”. Y de verdad parece que Microsoft quiere hacer las cosas bien, porque en términos generales, los avances de esta nueva versión de Windows se pueden considerar realmente buenos.

Tony Prophet jefe de Marketing de la compañía, comentó en la conferencia Dreamforce en San Francisco que “Windows 10 no será un paso incremental de las versiones de Windows 8. No, Windows 10 va a ser un paso material. Se está tratando de crear una plataforma nueva, un nuevo ecosistema que una muchos dispositivos, desde lo más pequeño integrado en el internet de las cosas, pasando por tabletas, ordenadores, teléfonos y finalizando con la Xbox”.

Y como si no fuera suficiente, el vicepresidente de sistemas operativos de Microsoft también se ha pronunciado al respecto afirmando que el salto de Window 9 “Al ver trabajando Windows 10 y como funciona a plenitud, se está de acuerdo sobre el nombre, es mucho más apropiado”. Es una teoría de marketing y estrategia que intenta afirmar que el número 10 suena mejor, y que está relacionado con algo de mucho éxito y de excelente calidad, y por ello es que Microsoft decidió llamar a su nuevo sistema operativo Windows 10.

Leave a Comment